Palacio Ducal

El Palacio Ducal de Venecia es una de las visitas imprescindibles en la ciudad de los canales. Un gigantesco y bellísimo monumento ubicado en la maravillosa Plaza de San Pedro. Vivo legado de la grandiosa historia de Venecia. Antigua sede de su poder y residencia de los Dux entre otras muchas cosas. ¡Imperdible!

El Palacio Ducal de Venecia es uno de los lugares imprescindibles que ver en Venecia. Situado en la Plaza de San Marcos, el palacio ha sido desde su creación en el siglo IX el centro del poder de la ciudad y uno de sus edificios más importantes. El Palacio Ducal de Venecia era el lugar de residencia del Dux, el gobernador de la gloriosa República de Venecia, así como el centro administrativo y político de una república que tuvo una enorme influencia en el Mediterráneo durante siglos. Como consecuencia, el palacio símbolo de su poder político reflejaba su grandeza. El resultado es una construcción colosal, absolutamente espectacular en cada rincón.

Palazzo Ducale

Como decíamos, el grandioso Palacio Ducal de Venecia es el resultado de siglos de decoración, ampliaciones y reformas. El inicio del palacio, así como el de Venecia, fueron mucho más humildes. En la Plaza de San Marcos, todavía en una Venecia creciente a inicios del siglo IX, se alzaba una pequeña fortaleza que servía como residencia del Dux. Tras una serie de accidentes sufridos por la fortaleza (incendios incluidos) y con el enorme crecimiento del poder de Venecia, aquella fortaleza pasó en pocos siglos a ser un lujoso y monumental palacio digno de la situación política y económica de Venecia: un palazzo ducale.

palacio ducal

El Palacio Ducal de Venecia sería la representación de la fuerza de la República de Venecia y desde él el Dux y su consejo la gobernarían. El palacio era también la residencia del líder de la república y en sus enormes e increíblemente decoradas salas se cumplían la mayor parte de las gestiones administrativas, militares y políticas de Venecia. El Palacio Ducal de Venecia contaba incluso con prisiones internas. El famoso Puente de los Suspiros, conectaba el mismo palacio con una nueva cárcel construida al otro lado del canal. Así, los prisioneros que eran juzgados en el palacio eran llevados directamente a su celda sin que volvieran a pisar las calles.

La República de Venecia tuvo una larguísima vida, acabando sólo en el 1797. Con su final, el Dux y su gobierno ya no tenían sitio en el palacio que fue cumpliendo diferentes funciones hasta que en el 1923 se convirtió en museo para que todo el que quisiera pudiese admirar una de las construcciones más bellas de Italia.

Qué ver en el Palacio Ducal de Venecia

Se vea de la manera en la que se vea, es imposible que el Palacio Ducal de Venecia no deje a uno boquiabierto. Incluso al lado de la Basílica de San Marcos, el palacio destaca sobre cualquier edificio a su alrededor… y de la ciudad. De hecho, la basílica fue por mucho tiempo la capilla privada del Dux… ¡casi nada!

Algo que suma un gran atractivo al Palacio Ducal de Venecia es que podemos verlo desde diferentes perspectivas. Lo más llamativo es que, por su localización, el edificio da directamente a la gran laguna de Venecia. Es muy posible que si llegáis en vaporetto os encontréis llegando por la laguna a Venecia y divisando este colosal edificio a sus orillas. Simplemente alucinante.

Por otro lado, podemos disfrutar de sus vistas desde la Plaza de San Marcos y observarlo en conjunto con algunos de los monumentos más impresionantes de Venecia. En un segundo comprenderemos por qué la ciudad de los canales es tan renombrada.

Y aun nos queda por conocer su interior. Que es igual o más sorprendente que su exterior… ¡y ya es difícil! Durante siglos el interior del palacio, sus salas y sus paredes fueron decoradas por los mejores artistas para hacer del edificio más importante de Venecia el santo y seña de su poderío.

Sala del Gran Consejo

Si hay un lugar por excelencia que muestre este poder de la República de Venecia, esa es la Sala del Gran Consejo del Palacio Ducal de Venecia. Llamada Sala del Maggior Consiglio, fue ideada para albergar al enorme consejo del Dux y tomar las decisiones más decisivas para el devenir de Venecia. La sala se utilizaba también para grandes ceremonias y podía albergar a más de 1.000 personas. ¡1.000 personas en una sala! Parece increíble pero una vez se accede a su interior no lo parece en absoluto.

Su enormidad va acorde con su decoración, con maravillosas pinturas hasta en su más remota esquina. Una, especialmente impactante. Una pintura del maestro Tintoretto, uno de los mejores artistas de su época, que decoró la Sala del Gran Consejo para el Dux con una obra de monumental tamaño (22×9 metros). Una pintura titulada Paraíso que todavía hoy causa un tremendo respeto y admiración.

Escalera de Oro

Para llegar a la Sala del Gran Consejo, en la segunda planta del Palacio Ducal de Venecia, debemos pasar por otro lugar fascinante: la Scala d’Oro (Escalera de Oro).

La escalera impresiona ya desde su entrada, con un impresionante arco custodiado por dos estatuas a cada lado. Una de Atlas y otra de Hércules. Una vez entramos y nos adentramos en las escaleras, si alzamos la vista nos encontraremos con una cubierta que parece estar hecha de oro. Decorada minuciosamente con tonos dorados y blancos, la Escalera de Oro parece transportarnos a esa Venecia poderosa mostrándonos una belleza arrebatadora.

Escalera de los Gigantes

venecia sin colas
Escalera de los Gigantes en el Pacaio Ducal de Venecia

En el patio interior del Palacio Ducal nos topamos con otra espectacular escalera, llamada Scala dei Giganti. A diferencia de la Escalera de Oro, esta se encuentra descubierta y su nombre se la dan dos grandes estatuas a ambos lados de su cima. Las estatuas representan a Neptuno y a Marte que preceden a una imponente y preciosa arcada de mármol que rodea gran parte del patio. Al caminar por la escalera, pasar bajo la mirada de los gigantes y adentrarse en la arcada para acceder al interior del palacio, los visitantes deberían sentirse totalmente abrumados e intimidados. Uno se siente así hoy en día, imposible imaginar cómo debería haber sido con la presencia del Dux y su poderosa República de Venecia.

Porta della Carta

Si hablamos de entradas impresionantes, no podemos dejar de nombrar la Porta della Carta. La que fuera la puerta de entrada principal al Palacio Ducal de Venecia. La puerta está situada justo en la parte que conecta el edificio con la Basílica de San Marcos y tiene un marcado estilo gótico. Sobre la puerta vigila la entrada el león alado de Venecia, el León de San Marcos, símbolo de la ciudad. Bajo una de sus patas guarda un libro abierto con la inscripción ‘’Pax tibi, Marce, evangelista meus’’ (Paz a ti, Marcos, mi evangelista). Un mensaje mostrando la protección de San Marcos a Venecia y su poder.

Horarios y Entradas Palacio Ducal

El Palacio Ducal de Venecia puede visitarse todos los días de 08:30 a 17:00. En temporada alta (de abril a octubre) el horario de apertura se amplía hasta las 19:00.

El precio de la entrada es de 25€. Las personas entre 6 y 14 años tienen un precio especial de 13€.

Los menores de 6 años pueden entrar de forma gratuita.

Cómo visitar el Palacio Ducal de Venecia

El Palacio Ducal es uno de los monumentos más grandes y relevantes de toda Venecia. Para visitarlo, al igual que para la Basílica de San Marcos, nuestro consejo es que lo hagáis con calma disfrutando de los tantos atractivos que ofrece. Grandiosas salas, escaleras, obras de arte… cualquier rincón del palacio desprende grandeza, arte e historia.

Precisamente por esto, una forma ideal de visitar el Palacio Ducal de Venecia es hacerlo acompañado de un guía local. Un profesional que pueda transmitirnos con sus conocimientos la historia y el significado de cada lugar del palacio. En un lugar como este, además de tan grande tamaño, visitarlo con un guía marca totalmente la diferencia. Anímate y acompáñanos en nuestro tour para conocer el Palacio Ducal de Venecia y lleva tu viaje a otro nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.