Puente de los Suspiros

El Puente de los Suspiros es uno de esos lugares en los que uno se ve completamente atrapado, atraído y embriagado por la magia de Venecia. Un precioso puente cerrado que conecta el Palacio Ducal de Venecia con la antiguas prisiones. Un pasadizo para presos que se acabó convirtiendo en un símbolo del romanticismo.

El Puente de los Suspiros es uno de los más famosos del mundo y uno de los lugares más visitados de Venecia. Con sus muchos canales, Venecia cuenta con infinidad de puentes, pero ninguno como el Puente de los Suspiros. Suspendido sobre el agua y completamente cubierto, el precioso puente une el Palacio Ducal de Venecia con las antiguas prisiones. Los condenados tenían en él su última vista a la luz del día, una última visión de la maravillosa Venecia. Imposible no suspirar.

Un puente diferente

Pese a que hoy es un sitio fantástico del que disfrutan miles de viajeros, el Puente de los Suspiros fue creado para una función mucho menos romántica. En el Palacio Ducal de Venecia se concentraba la mayoría del poder y funciones de Venecia. Entre ellas, la justicia y las cárceles. Debido a las pobres condiciones de las celdas, se construyó al lado del palacio un nuevo edificio para albergar nuevas prisiones. Este edificio, las Prisiones Nuevas, estaba separado del Palacio Ducal por un pequeño canal. Para unir ambos y que los condenados no pisaran las calles de Venecia una vez fuese sentenciados, se construyó el Puente de los Suspiros.

Por todo esto, el puente es completamente diferente al resto de los de la ciudad. Está completamente cerrado por paredes y techo para que no escapasen los prisioneros. Además, su colocación es mucho más alta, casi en la cima de ambos edificios.

Puente de los Suspiros

Es más, al puente ni siquiera se le dio un nombre ya que era una mera herramienta del sistema de justicia. Un pasillo más del enorme recinto del Palacio Ducal. Su construcción fue llevada a cabo a inicios del siglo XVII y no sería hasta el siglo XIX cuando se le otorgaría este nombre tan romántico.

Lo hizo el poeta Lord Byron, imaginándose a los condenados echando un último vistazo a la bella Venecia por las rendijas del puente antes de llegar a su prisión. Una escena donde los hombres no podrían evitar suspirar.

Visitar el Puente de los Suspiros

En Puente de los Suspiros está muy cerca de la Plaza de San Marcos, donde se allá el Palacio Ducal. Para verlo, podemos hacerlo desde dos puntos. Desde la misma Plaza de San Marcos o desde el Puente de la Paglia, que atraviesa el mismo canal… pero de forma ordinaria.

También se puede visitar el interior del Puente de los Suspiros accediendo al Palacio Ducal y revivir las sensaciones que habrán vivido tantos prisioneros. Ver lo que ellos vieron y comprobar si es de realmente imposible evitar suspirar.

Acompañadnos en nuestro tour por el Palacio Ducal de Venecia y visitad con nosotros el espectacular edificio y su mágico Puente de los Suspiros.

Comentario

    agosto 8, 2022

    Keep on writing, great job!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.